“Humo”, de José Ovejero

    «Nos decían que las abejas estaban desapareciendo, pero algunas mañanas hay tantas que si salimos de la cabaña tenemos que caminar con la boca y los ojos cerrados para que no se nos metan en ellos. En realidad, ya salgo yo sola, si no queda otro remedio, porque la última vez que lo hicimos los dos al niño se le introdujeron siete u ocho por las mangas y el cuello de la camisa y le clavaron los aguijones en los brazos y en el pecho.»

De esta forma tan inquietante comienza Humo, la última novela del madrileño José Ovejero, publicada en 2021.

Se trata de una historia de supervivencia que se desarrolla en un lugar y en un tiempo indeterminados. En una cabaña abandonada en medio del bosque conviven de manera precaria una mujer de la que no sabemos su pasado, un niño que apareció de la nada y que puede pasarse días sin decir una palabra y una gata.

En el mundo exterior, intuimos que algo terrible e inquietante ha ocurrido pero lo desconocemos. La naturaleza se ha vuelto hostil e impredecible y la comida escasea y es difícil de conseguir.

     «A pesar de todo hay en mi vida momentos de felicidad. No quiero decir únicamente de tranquilidad o ausencia de miedo. Es mucho más o mucho mejor que eso. Cuando corto leña para la chimenea con el hacha pequeña que me regaló el hombre y parto la madera de un solo golpe. Cuando descubro en el peral un nido de mirlos, llevo la escalera hasta el tronco, asciendo sin hacer ruido, descubro a los polluelos aún ciegos, que pían con el pico abierto sin imaginar peligro alguno. Cuando después de trabajar en el huerto bebo agua fría del arroyo. Cuando enseño al niño los tomates aún en las plantas, el gusano que asoma de una pera, los guisantes que voy sacando de la vaina, la lombriz que acabo de desenterrar con la azada. La primera nevada del año, aunque es una alegría absurda porque anuncia la rudeza del invierno. Los primeros crocus antes de la primavera. Buscar, y encontrar, níscalos con el niño, limpiarlos después los dos juntos en la mesa de la cocina, cortarlos longitudinalmente, echarlos a la sartén, con el niño a mi lado de pie en una banqueta para vigilar el proceso; comerlos a dos carrillos.»

Humo es una novela breve pero muy intensa, dura y hermosa a la vez, y no exenta de cierta ternura. Escrita en una prosa potente y precisa y muy sensorial. Una historia que te atrapa desde la primera línea y que, como el humo, se te queda pegada a la piel. Muy recomendable.

   «Una de las cosas que desde el principio pretendía es que los lectores se sientan como si estuvieran dentro de ella, es una novela muy de sensaciones, que te quedas con las cosas pegadas a la piel, y quería construir esa burbuja en la que vean y sientan con ella, y por eso creo que de una manera casi instintiva fui prescindiendo de explicaciones.»

José Ovejero

LEER UN FRAGMENTO DEL LIBRO

SINOPSIS

Una mujer, un niño y una gata conviven en una cabaña en pleno bosque, calladamente la mayor parte del tiempo, pues el niño apenas habla. No tienen contacto con nadie, excepto por las visitas de un hombre que les trae provisiones de vez en cuando. No son familia, pero juntos salen adelante.

Fuera, la naturaleza se está volviendo impredecible: el paisaje deslumbrante que rodea a los protagonistas adquiere a veces matices siniestros. Ellos subsisten con lo que obtienen de un huerto que cada vez da menos frutos, y con lo que consiguen del bosque inmediato. A lo lejos, en las ciudades, parece que también hay extrañas turbulencias, cuya amenaza se proyecta sobre la cabaña.

     «Contemplo un atardecer incendiado. Las nubes que han pasado casi todo el día prendidas de la falda de la montaña han ido alzándose y ahora flotan sobre los picachos con la panza de color rosa, tiñendo la nieve con su reflejo. Ya el sol se ha puesto para nosotros, pero la luz es más brillante que hace unas horas. También brillan rojizas y amarillentas las últimas hojas de los álamos y los robles. Bajo la vista y descubro que el gato está mirando en la misma dirección. ¿Tendrán los animales un sentido de la belleza? ¿Sentirán emoción ante un mar reventando contra la base de un acantilado, ante un bosque invadido por la bruma, ante un cielo que parece a punto de fundirse en un manto de ascuas? El niño, a nuestro lado, dibuja figuras en el polvo: nunca dibuja animales ni personas, árboles ni casas, tampoco nubes o soles. Sus garabatos parecen reflejar un mundo de seres unicelulares: óvalos rodeados de flagelos, formas ahusadas de las que sobresalen antenas, figuras que podrían ser corales o amebas. Acumula un dibujo encima de otro, sin borrar el antiguo, como si se fagocitasen.»

humo

José Ovejero nos presenta a estos personajes solitarios, sin alma de héroes, y nos hace reflexionar sobre el sentido de la vida, los lazos que nos unen a las personas de nuestro entorno y la capacidad de sobrevivir en situaciones adversas.

JOSÉ OVEJERO

BN_Jose_OvejeroMadrid, 1958), ha vivido la mayor parte del tiempo fuera de España, principalmente en Alemania y en Bélgica, y ha escrito poesía, ensayo, libros de viajes, cuentos y novelas. En todos esos ámbitos su obra ha merecido premios como el Ciudad de Irún de poesía 1993 por Biografía del explorador; el premio Grandes Viajeros 1998 por China para hipocondríacos; el premio Primavera de novela 2005 por Las vidas ajenas; el premio Gómez de la Serna 2010 por La comedia salvaje; el premio Anagrama de ensayo 2012 por La ética de la crueldad, y el premio Alfaguara de novela 2013 por La invención del amor. José Ovejero no deja de indagar nuevos territorios narrativos, como por ejemplo con la novela Los ángeles feroces, publicada en Galaxia Gutenberg en 2015, o La seducción, publicada en el mismo sello en 2017, e Insurrección en 2019. Recientemente, ha sido publicada su obra Nunca pasa nada, también en Galaxia Gutenberg.

. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s