“Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz” de Juan Solano de Figueroa, editada por Francisco Tejada Vizuete

 

TEJADA VIZUETE

El presbítero realiza un exhaustivo estudio de la historia documentada de Juan Solano de Figueroa

El presbítero realiza un exhaustivo estudio de la historia documentada de Juan Solano de Figueroa

   Francisco Tejada Vizuete (Granja de Torrehermosa, 1940 — Badajoz, 2014). Licenciado en Filosofía y Teología por la Universidad Pontificia de Comillas, licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Literaria de Valencia y doctor en Filosofía y Letras (especialidad, Historia del Arte) por la Universidad de Extremadura. Académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, dedicó una buena parte de su actividad al estudio, promoción y difusión del Patrimonio Cultural de la Iglesia (artístico, documental y bibliográfico) en la Baja Extremadura, lo que le valió ser admitido como becario en el prestigioso Instituto Español de Historia Eclesiástica de la Iglesia Española de Santiago y Monserrat en Roma. Dirigió el Museo de la Catedral de Badajoz, de cuyo Cabildo Metropolitano formó parte, y presidió la Asociación de los Museólogos de la Iglesia en España (AMIE), así como la Revista de Teología y Humanidadaes, Pax et Emerita, del Arzobispado de Mérida-Badajoz.

HISTORIA ECLESIÁSTICA DE LA CIUDAD Y OBISPADO DE BADAJOZ

20130515125539_f4

  • Título:  Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz
  • Autor:  Juan Solano de Figueroa ; edición anotada de Francisco Tejada Vizuete
  • Nº de páginas: 800 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: Diputación de Badajoz
  • ISBN: 978-84-7796-2

   Enmarcado en la pasada Feria del Libro de Badajoz 2013, se presentó en la Diputación de Badajoz el libro Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz, edición anotada de Francisco Tejada Vizuete sobre el documentalista Solano de Figueroa (1610-1684). El trabajo ha sido editado por el Departamento de Publicaciones de la Institución Provincial en su colección Historia.

Momento de la presentación del libro en la Diputación del Badajoz

       Momento de la presentación del libro en la Diputación del Badajoz

    Solano de Figueroa (1610-1684), excelente documentalista y fiable en aquello que nos ofrece a partir de la exhaustiva documentación que maneja, conformó en su época un verdadero corpus histórico tras la reconquista de la ciudad de Badajoz (1230), sintió, como otros muchos historiadores de su época, una fatal atracción por los falsos cronicones, seducido por el mayor de los falsarios, el P. Román de la Higuera. No obstante, todo queda aclarado en las “Cuestiones Introductorias” a su Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz que nos ofrece Tejada Vizuete y en las numerosas notas relativas a estos problemas con las que se sirve acompañar el texto; notas en las que también se destila y valora la extraordinaria bibliografía que Solano de Figueroa conoció de primera mano. Digno es de destacarse, por otra parte, el brillante estilo literario de nuestro historiador, no exento de poesía en tantas páginas de carácter épico, cuyo sentido clásico de la Historia, propiciatoria de valores moralizadores, según el abulense (libri tamen historici ad moralia utiliores sunt), convierte la lectura de sus numerosas páginas en un atrayente paseo de matices barrocos por los más singulares lugares de nuestra “total historia”, por más que nuestro autor se empeñe en “reducirla” a lo “eclesiástico”

   Para componer la edición anotada del trabajo, Tejada Vizuete ha investigado durante años en el Archivo Secreto Vaticano gracias a una subvención concedida por la Diputación pacense. El resultado es una obra que aporta documentación y la pone a disposición de quien quiera estudiarla, además de actualizar y corregir la historia de Solano de Figueroa.

   En el Archivo de la Catedral Metropolitana de Badajoz se encuentra el manuscrito original, en dos volúmenes, de la Historia eclesiástica de la çiudad y obispado de Badajoz de don Juan Solano de Figueroa y Altamirano. El primero de ellos, que aparece completo, contaba con la censura favorable, emitida por don José Hurtado de Mendoza el 20 de enero de 1670, y con licencia para su edición, otorgada un día después por don Bartolomé Ibáñez Cordente, arcediano de Badajoz. El segundo, lo dejó sin terminar al producirse su muerte quince años después.

   De este manuscrito se hicieron varias copias, una de las cuales se encuentra en la Biblioteca Nacional de España y que puede ser consultada en línea pinchando en el siguiente enlace:

   Existen dos ediciones de la obra manuscrita de Solano de Figueroa. La de su primer volumen se editó en 1910 por el Archivo Extremeño. En 1927 se comenzó a editar por el Centro de Estudios Extremeños en siete volúmenes, más otro anexo de Tirso de Lozano Rubio, la Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz de don Juan Solano de Figueroa y Altamirano que se concluyó en 1935.

   Esta última edición puede consultarse en línea en la plataforma RODA, Repositorio de Objetos Digitales y Aprendizaje de la Consejería de Educación y Cultura de Extremadura.

   La Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz se trata, según el bibliógrafo extremeño Rodriguez Moñino, de la obra de mayor relieve de Solano de Figueroa, y la más importante, a pesar de sus defectos, que de la historia de Extremadura existe, hasta el punto de que se hace necesaria su consulta por los historiadores de estudios extremeños

LA VILLA DE FERIA EN LA “HISTORIA ECLESIÁSTICA DE LA CIUDAD Y OBISPADO DE BADAJOZ”

Feria vista desde el castillo                                                 Feria vista desde el castillo

 Numerosas son las referencias que, en su obra, hace Solano de Figueroa de la villa de Feria; refiriéndose a ella tanto desde el punto de vista de municipio como desde el de Estado o Casa de Feria. También alude en ella a varios de sus hijos ilustres y a algunos personajes de la nobleza que llevaron el nombre de la villa en su título nobiliario. Entre estas citas, destacamos las siguientes:

  • En los párrafos 39 y 40 (páginas 50-51) del Capítulo I titulado Descripçión de la çiudad y obispado de Badajoz, Solano de Figueroa nos hace una literaria descripción de Feria. Entre sus frases, encontramos la siguiente: “La poblaçión no pasa de quinientos vecinos. Su sitio es alto, entre oriente y medio día. Su castillo, fuerte y antiguo. Su fundación, antiquísima, pues aseguran nuestros autores que suçedió quinientos y ochenta años antes de la venida de Christo al mundo, siendo sus pobladores los çeltas de la Lusitania, que la llamaron SERIA”.

  • El párrafo 41 (página 51) del mismo Capítulo lo dedica Solano de Figueroa a hablarnos de algunos personajes nacidos en Feria y que le han dado fama a la villa.

  • En el párrafo 42 (página 52) del citado Capítulo I se describe el paraje, perteneciente al término de Feria, conocido como Don Blasco y que fuera famoso por sus magníficos caldos.

  • Por último, en los párrafos 238 y 239 (páginas 535-536) del Capítulo XVII nos habla Solano de don fray Pedro Ruiz o de Feria, obispo de Chiapa. Nos dice de él: “Fue verdadero padre de pobres, apaçible limosnero, justo, y para los indios fue depositario de las rentas episcopales, pagando a letra vista cualquiera neçesidad que le representaban.”

Vista de Feria con el castillo al fondo

                                         Vista de Feria con el castillo al fondo

   Consideramos esta edición de la Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz de don Juan Solano de Figueroa y Altamirano, magníficamente anotada por Tejada Vizuete, una obra imprescindible para todos aquellos estudiosos o curiosos que quieran adentrarse en la historia de la villa de Feria.

FUENTES

 

Jesús Carrasco pone al lector frente a su librería “como ante un espejo”

Pregón de la XXXII Feria del Libro de Badajoz

PREGÓN DE LA FERIA DEL LIBRO

  Vengo en condición de escritor por ser una feria del libro y, especialmente, de extremeño y pacense; me fui siendo niño y vuelvo hecho un hombre y con una obra escrita que me está dando muchas alegrías. Es un placer y un privilegio que no olvidaré jamás”. Así expresó su sentir el escritor Jesús Carrasco, pregonero de la 32 Feria del Libro de Badajoz, tras visitar las casetas con el alcalde, Francisco Javier Fragoso, que la inauguró, y la concejala de Cultura, Paloma Morcillo.

  En su pregón, Jesús Carrasco hizo un elogio del libro que orientó “a través de la figura de la librería que cada uno tiene en casa, tratándola como un espejo del alma, del interior, de la mente, como una biografía”, y en torno a esa idea articuló un relato. El escritor consideró la literatura extremeña contemporánea como de “primera línea”.

  Sobre Intemperie, la novela de Jesús Carrasco (Badajoz, 1972), editada por Seix Barral y convertida en fenómeno editorial con traducciones a 12 idiomas, el autor afirma cuando se le pregunta a qué cree que debe su éxito, que “no puedo responder esa pregunta, se ha traducido en países cuyas culturas casi no conozco y no sé qué ven en el libro, pero creo que es una historia sencilla que habla de conflictos humanos y eso interesa aquí, en China y en cualquier lugar”.

  Fragoso, por su parte, se congratuló de inaugurar su primera feria del libro que “me parece un éxito de organización y que nos va a llevar a un éxito de participación. Creo que el paso de venir a San Francisco, obligado porque la feria ha crecido y me alegro que así sea, con la que está cayendo, responde a una necesidad de las librerías de salir fuera porque la cultura está de actualidad”.

  El alcalde, que recordó la postura del Gobierno extremeño de bajar el IVA cultural, felicitó a la concejala de Cultura, paloma Morcillo, por la organización y porque esperan a 6.000 escolares que disfrutarán de un “San Francisco convertido en biblioteca y en librería”, como afirmó Morcillo.

 El director de Promoción Cultural, José Antonio Agúndez, destacó la Feria del Libro de Badajoz “como uno de los eventos más importantes del calendario cultural de la región”.

Carrasco

   Jesús Carrasco nos firma ejemplares de su novela

  Al final del pregón, Jesús Carrasco departió amablemente con sus lectores y firmó ejemplares de su novela.

Inauguración de la XXXII Feria del Libro de Badajoz