Sonsoles Ónega en la Feria del Libro de Badajoz

La escritora Sonsoles Ónega ha presentado este sábado, 26 de mayo, su última novela, Después del amor, en la Feria del Libro de Badajoz.

Sonsoles Ónega en la Feria del Libro de Badajoz

Sonsoles Ónega se llevó el Premio de Novela Fernando Lara en 2017 con Después del amor. La periodista novela una historia real y descubre para el público a Carmen Trilla, una mujer valiente y fascinante de la Barcelona republicana. Se enamoró de Federico Escofet, capitán de caballería al servicio de la Segunda República. La historia arranca en una época convulsa en las relaciones entre Cataluña y España, no tan distinta a la de hoy. Ella se divorció, pero el capitán continuó con su matrimonio.

La escritora agradeció ayer en Badajoz el regalo de las hijas de la protagonista, que han querido mantenerse en el anonimato, pero confiaron en ella como escritora.

Ónega confiesa que con este quinto libro está sintiendo de verdad que el personaje ha calado entre los lectores. Lleva ya un año de gira por España y ayer, en cierto modo, debutó en Badajoz. «Siempre que vienes a una feria descubres a gente que te aporta un punto de vista nuevo de tu libro y ese contacto con los lectores es un disfrute que tenemos que aprovechar».

Además del relato sentimental, Después del amor, también requiere de un escrupuloso trabajo de reconstrucción histórica. La historia de Carmen y Federico transcurre en el precedente de lo que acontece ahora en Cataluña. En los años treinta del siglo pasado, un hombre muy importante al servicio del presidente Companys se enamora de una burguesa que lo tenía todo y todo lo dejar por amor. «Yo me he encontrado con este pedazo de historia y la he disfrutado muchísimo». Su deformación profesional le lleva a sentirse atraída por los marcos sociales y en esta novela, el contexto político es un personaje más. «He intentado desde la humildad y el vértigo retratar la España de los años treinta». Aquella década supuso un cambio para las mujeres. Con la caída de Primo de Rivera a finales de 1930 y con la proclamación de la Segunda República a mediados de abril de 1931, se abrieron fisuras a través de las que fluyeron las reivindicaciones feministas. «Yo no he vivido ese momento y no produce ningún pudor intelectual decir que casi no sabía nada de esa época. Tuve que empezar de cero». Después del amor transita por la Guerra Civil, tantas veces retratada. «Tienes el miedo a tratar temas que se han novelado muchas veces y asumes esa responsabilidad cuando te pones a escribir». Pero más que la Guerra Civil, en la vida de Carmen y Federico, la fecha clave es la del 6 de octubre de 1934, el día en que el presidente de la Generalidad de Cataluña, Lluís Companys, declaró la proclamación del Estado Catalán dentro de la ‘República Federal Española’. «Es un episodio no tan manido y no tan tratado de esta época».

Cristina Ónega desveló ayer que lo de escribir es anterior al periodismo. De niña, solía cogerle la máquina de escribir a su padre -el también periodista Fernando Ónega- para darle rienda suelta a su imaginación. «Me recuerdo antes escribiendo que haciendo periodismo. Aunque me gano la vida como periodista y me considero periodista, escribir es algo que siempre me ha gustado».

Lo ve como un proceso natural. La palabra y las historias son el material de trabajo tanto de escritores como de periodistas.

No falta tampoco en esta tarea la documentación. Y en este caso, a retrotraerse casi noventa años, Ónega ha consultado a muchos expertos. «Me considero una periodista que escribe y pregunta, pero creo que mi carrera literaria está empezando ahora a ganar lectores. Me gustaría continuar con esta doble tarea».

No duda de que el Premio Fernando Lara del año pasado fue un espaldarazo casi definitivo para consolidarse en la literatura.

portada_despues-del-amor_sonsoles-onega_201705251726

«Carmen viajaba en un tren desde Barcelona cuando un cruce de miradas cambió su vida para siempre. Era 1933, y Federico Escofet y Carmen Trilla —él, capitán del ejército; ella, una esposa atrapada en un matrimonio infeliz— tejieron una historia de amor que ni las habladurías, ni la guerra civil, ni el exilio lograrían deshacer, pero que dejó en los tres hijos de Carmen la huella del desarraigo.
Basada en hechos reales, Sonsoles Ónega novela la historia de una mujer valiente que reconstruyó su identidad en una España donde a las mujeres no se les permitía amar y desamar. Una inolvidable historia de amor clandestino cuyos protagonistas tuvieron que enfrentarse a todos los convencionalismos sociales.»

LEER EL PRIMER CAPÍTULO 

33769813_969129089924738_7014070121404563456_n

Sonsoles Ónega (Madrid, 1977) ha desarrollado su carrera profesional en distintos canales de televisión.

En CNN+ y Cuatro hizo crónica de Tribunales, y desde 2008 es la corresponsal parlamentaria de Informativos Telecinco, canal para el que ha informado de los acontecimientos políticos más relevantes de los últimos años.

Autora de cuatro novelas, Después del amor es su quinta obra.

FUENTES

  • Diario Hoy
Anuncios

Carlos del Amor en la Feria del Libro de Badajoz

El escritor Carlos del Amor ha presentado este viernes, 25 de mayo, en la Feria del Libro de Badajoz, su última novela, Confabulación.

Carlos del Amor en la Feria del Libro de Badajoz

Casi recién aterrizado del festival de Cannes se presentó ayer en la carpa principal de la feria, el periodista Carlos del Amor (Murcia, 1974).

Desde que empezó a combinar su faceta televisiva con la literaria se ha convertido en un reclamo editorial. Confabulación (Espasa), representa su tercer libro y segunda novela.

En esta ocasión trae como protagonista a Andrés, un hombre de 40 años que descubre que padece de confabulación, más conocido como síndrome de Korsakoff, un grave trastorno de la memoria.

En psiquiatría la confabulación la sufren aquellas personas que rellenan las lagunas de su memoria con experiencias inventadas que en realidad nunca han ocurrido.

Andrés debe aprender a diferenciar lo que realmente vivió de lo que su mente ha inventado. La idea le surgió al escritor a partir de un reportaje que vio en la BBC sobre este trastorno.

Su creación literaria bebe mucho de su oficio. La trama está salpicada de referencias cinematográfica y se nota que detrás hay un periodista que trabaja con la actualidad. «Uno tiene que escribir de lo que sabe y de lo que tiene cerca. Voy a dos o tres festivales al cabo del año y me empapo de algo que después llega a los libros de forma natural». Del Amor se confiesa un escritor algo caótico en su forma de afrontar las aventuras literarias. Primero, cuenta, tiene que surgir una idea. Ahora, por ejemplo, está de barbecho.

portada_confabulacion_carlos-del-amor_201612211143

«Un hombre joven, tras un viaje de trabajo, descubre ciertas confusiones en su vida. Un suceso que ha protagonizado, un asesinato, no parece que tenga ninguna repercusión en su día a día. Entre el escepticismo y la incertidumbre, Andrés vadea como puede la situación. Una visita al médico le confirma que sufre una enfermedad: confabulación. Una especia de antimemoria: cuando su cerebro no guarda recuerdos, los fabrica. A partir de ahí, Carlos del Amor teje una novela en la que la vida real y la vida fabricada van cada una por su cuenta, pero quizá puedan confluir en algún momento. ¿Cómo se vive cuando desconoces qué te ha ocurrido de verdad?»

LEER EL PRIMER CAPÍTULO

33435261_968599433311037_3794964653851803648_n

Carlos del Amor (Murcia, 1974) es periodista y su carrera profesional está vinculada al área de Cultura de los Servicios Informativos de RTVE. Su especial manera de enfocar la información en el Telediario le ha convertido en una de las voces más personales, reconocibles y seguidas del panorama periodístico.

Colaborador en varios programas de radio, en los que aporta una mirada diferente sobre la actualidad, ha cubierto los principales festivales de cine del mundo y entrevistado a numerosas personalidades de la cultura. Asimismo, ha publicado artículos en diferentes revistas, e imparte clases y charlas en numerosas universidades.

Debutó en la literatura con el libro de relatos La vida a veces, al que siguió la novela El año sin verano. Esta última ha sido traducida con gran éxito al italiano y al alemán.

FUENTES

  • Diario Hoy

Manel Loureiro en la Feria del Libro de Badajoz

El escritor Manel Loureiro ha presentado este jueves, 24 de mayo, su última novela, Veinte, en la Feria del Libro de Badajoz.

Manel Loureiro en la Feria del Libro de Badajoz

Un hombre, tras sufrir un accidente de tráfico, descubre que los vecinos de una calle en lugar de estar celebrando la Nochebuena, están muertos. Se han suicidado prácticamente todos, a la vez y en el plazo de media hora. Sin motivo aparente ni conexión. Así empieza Veinte, la última novela del escritor gallego Manel Loureiro, que ya triunfó con la trilogía Apocalipsis Z, traducida a más de 20 idiomas y vendida en treinta países. En su nueva historia, que comienza «hoy pero se desarrolla en un futuro cercano», el lector acompaña a los supervivientes para descubrir qué ha ocurrido y qué significado concreto tiene el número 20 en lo que sucede. Ayer la presentó a los lectores pacenses en la Feria del Libro de Badajoz.

En la distopía creada por Loureiro quienes aún viven tienen diversas opciones para seguir adelante. «Veinte es un thriller, pero al mismo tiempo he procurado que tenga una reflexión sobre la situación en la que nos encontramos todos los días. Frente a las grandes crisis están los que se abrazan a un mesías; los que quieren prenderle fuego a todo para empezar de nuevo purificados; y los que escogen el camino más difícil, pero que normalmente el más acertado, que es rescatar aquello bueno que tenemos, descartar lo malo y abrir un nuevo camino», explicaba ayer.

Los protagonistas de la novela de Manel Loureiro deben tomar este tipo de decisiones para enfrentarse a retos «inimaginables»y son los jóvenes quienes asumen el papel de líderes. Para este libro, el autor se documentó sobre pandemias en el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta -estuvo a solo unos centímetros de una plaqueta con Ébola- y también en un centro similar de Moscú. «Al final contar una historia, aunque sea ficción, exige coger piezas de la realidad. Cuanto más real hagas esa ficción más fácil es que un lector se caiga dentro del libro y ese es el objetivo que debe tener todo escritor y lo que debe buscar en todo lector. Para este autor, lo más importante es que cuando un lector se imbulla en su novela «pierda la noción de la realidad, caiga en el libro y que cuando queden diez o veinte páginas tenga la sensación de que no quiere que acabe esa historia». Veinte, que empezó siendo un encargo para una serie de televisión, se podrá ver en la pequeña pantalla en un par de años.

«Nadie sabe qué está sucediendo. La mayor parte de la humanidad se ha suicidado en pocas semanas, sin ningún motivo aparente ni conexión entre si, mientras el mundo colapsa en medio de un caos creciente. Entre los escasos supervivientes se encuentra Andrea, una chica de diecisiete años con recuerdos borrosos y un gran secreto que ni ella misma conoce.

Cuando años después, un desastre parecido amenaza con repetirse, Andrea y un grupo de jóvenes comienzan una crucial odisea para descubrir, a través de la ruinas de lo que un día fue la Humanidad, la solución a algo que nunca debería haber ocurrido.

Pero esta vez, el número 20 puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.»

LEER EL PRIMER CAPÍTULO

33358628_968059156698398_8284007292731392000_n

Manel Loureiro (Pontevedra, 1975) es un escritor y abogado español que además ha trabajado como presentador en la Televisión de Galicia y más tarde como guionista de diversos proyectos. En la actualidad colabora con los periódicos Diario de Pontevedra y ABC. Asimismo, es colaborador habitual de la Cadena SER.
Su primera novela, Apocalipsis Z: El principio del fin, un thriller de terror, comenzó como un blog en Internet que el autor escribía en sus ratos libres. Debido al gran éxito que alcanzó (tuvo más de un millón y medio de lectores online y se transformó en un fenómeno viral), fue publicado en 2007 y se convirtió automáticamente en un bestseller.
Sus dos siguientes novelas, Los días oscuros y La ira de los justos, continuación de la primera, se han convertido de manera inmediata en un éxito de ventas no sólo en España, sino en otros muchos países del mundo. Además, Loureiro es uno de los pocos autores españoles contemporáneos que ha conseguido situar sus novelas en la lista de los más vendidos de Estados Unidos.

Sus libros han sido traducidos a más de diez idiomas y publicados en cerca de una veintena de países.

Manel Loureiro en la Feria del Libro de Badajoz

FUENTES

  • La Crónica de Badajoz

Màxim Huerta en la Feria del Libro de Badajoz

El escritor Màxim Huerta ha presentado este martes, 22 de mayo, en la Feria del Libro de Badajoz, su última novela, titulada Firmamento.

Màxim Huerta en la Feria del Libro de Badajoz

Firmamento es un novela que nos habla de la memoria y de la mentira. Según su propio autor: «Es una novela llena de riesgo, realmente luminosa y en la que he disfrutado muchísimo escribiendo. Una novela que tiene solo a dos personajes y que discurre en una única noche. Es una de esas historias que a todos nos ocurren, que duran muy poquito, pero que nos marcan toda la vida.»

Preguntado sobre la posibilidad de escribir novela negra, el autor valenciano afirmó que «no me sale la novela negra, es un género que me gusta como lector, pero no me interesa como autor. Mi novela es de amor y mentiras y todas las novelas, hasta las negras, tienen sentimientos: emociones, envidias, celos… Esa parte es la que más me interesa y eso es Firmamento

portada_firmamento_maxim-huerta_201802081116

«En un hermoso hotel a orillas del Mediterráneo, el escritor Mario Bellver busca cómo acabar la novela de otro. Un día, la llegada de Ana Monteleón, que inicia sus apacibles vacaciones, viene a corregir el rumbo del verano… y de su historia.

Bajo el cielo estrellado, a veces bajo el techo de la habitación, un juego amoroso se prepara. Se relatan los oscuros recovecos de dos personas muy diferentes que no saben cómo salir de sus vidas. Tan vulnerables como firmes en sus contradicciones.

En apariencia tan intimista como el diálogo entre dos amantes, o una obra de teatro en la que solo hubiera dos personajes. Firmamento se multiplica en cada página, creando un universo, el de Ana y Mario.

Una novela sencilla y deslumbrante, inquietante cuando se descubre la verdad.»

Leer primer capítulo del libro

33308692_966946860142961_6842734581657894912_n

Màxim Huerta (Utiel, Valencia, 1971) es periodista. Tras licenciarse en Ciencias de la Información por la Universidad CEU San Pablo de Valencia, inicia su trayectoria profesional en radio y medios escritos de su tierra natal. Su salto a la televisión se produce en 1997, en Canal 9. Comienza a trabajar en Telecinco en 1999. De 2005 a 2015 forma parte del equipo de presentadores de El programa de Ana Rosa. Es miembro de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión.

Ha publicado las novelas Que sea la última vez…, El susurro de la caracola, Una tienda en París y La noche soñada (Premio Primavera de Novela 2014).

Conferencia de Màxim Huerta en la Feria del Libro de Badajoz

Cristina López Barrio en la Feria del Libro de Badajoz

La escritora Cristina López Barrio ha presentado este domingo, 20 de mayo, en la Feria del Libro de Badajoz, su última novela, Niebla en Tánger, finalista del Premio Planeta 2017.

Cristina López Barrio en la Feria del Libro de Badajoz

La autora pasó ayer por primera vez por la Feria del Libro de Badajoz y se mostró agradecida por un premio que le ha dado la oportunidad de llegar a muchos más lectores. Reconoció que sabía que había muchos lectores que se habían reconciliado un poco con el Planeta gracias a Javier Sierra, como ganador, y a ella misma, como finalista.

Niebla en Tánger es una bella historia de amor y misterio en una ciudad cosmopolita y mágica, con un pasado fascinante que envolverá al lector. Tánger es un personaje más, de la novela. Es, según la propia autora, «una ciudad inagotable, una ciudad fronteriza, como una ciudad de nostalgia de lo que fue y no volverá a ser. Como una especie de Camelot, de estado de ánimo, de lugar idílico».

Señalo, además, que le entusiasman los encuentros con sus lectores «porque es la parte en la que ves tu libro vivo, ahora ya no es mío, es de todos los lectores, cada uno lee la historia a su manera.»

portada_niebla-en-tanger_cristina-lopez-barrio_201710200937

«El 24 de diciembre de 1951 Paul Dingle desapareció en el puerto de Tánger sin que se llegara a saber qué fue de él. Sesenta y cuatro años después, Flora Gascón sospecha que es el mismo hombre con el que ha tenido una aventura en Madrid y del que se ha enamorado. El nexo entre ellos: Niebla en Tánger, la novela que Paul tenía sobre su mesilla de noche.

Flora viajará hasta esta ciudad mágica y llena de secretos en busca de la autora de la novela, la única que puede decirle quién es en verdad su amante y cómo encontrarlo. Pronto se da cuenta de que es ella misma quien debe escribir el final de la historia, pues en esa aventura también está en juego su identidad; es un viaje al fondo de sí misma.»

LEER EL PRIMER CAPÍTULO

32972126_965986320239015_1023162704279371776_n

Cristina López Barrio, nacida en Madrid, ejerció como abogada durante trece años, especializándose en Propiedad Intelectual.

Tras ganar en 2009 el Premio Villa Pozuelo de Alarcón de novela juvenil con la obra El hombre que se mareaba con la rotación de la Tierra (2009), y la publicación de la novela La casa de los amores imposibles (2010), abandonó la abogacía para dedicarse plenamente a la escritura. En 2010 obtuvo el premio a la escritora revelación que otorga el conocido blog literario Llegir en cas d’incendi por La casa de los amores imposibles. Esta novela se ha traducido a quince lenguas y publicado en veintidós países, entre ellos Estados Unidos, Italia, Alemania, Brasil, Argentina, Suecia, Israel o México. Ha publicado también el libro de relatos El reloj del mundo (2012) así como las novelas El cielo en un infierno cabe (2013) y Tierra de brumas (2015).

Conferencia de Cristina López Barrio en la Feria del Libro de Badajoz

La Feria del Libro de Badajoz se celebra en el Paseo de San Francisco, del 18 al 27 de mayo de 2018

La 37 edición de la Feria ofrece en diez días 52 presentaciones y 15 conferencias y contará con firmas tan conocidas como María Dueñas, Javier Sierra, Cristina López Barrio, Luis García Piedehierro, Enrique Laso, Luis Alberto de Cuenca, Fernando Marías, Máxim Huertas, Alejandro Palomas e Inés Plana, el poeta Defreds, Manel Loureiro, Manuel Bartual, Carlos del Amor, Blue Jeans, Beatriz Osés y Sonsoles Ónega.

En San Francisco se instalarán 40 casetas, con 26 librerías. La feria empezará y terminará con música. El viernes 18 habrá un concierto de boleros y el domingo 27, por la mañana, la Banda Municipal ofrecerá La Vuelta al mundo en cinco líneas. El pregón correrá a cargo del médico y escritor Agustín Muñoz Sanz. Ese día se inaugura la exposición de la Unión de Bibliófilos por su 25 aniversario. El programa de la feria da cabida a numerosos escritores extremeños como José María Cumbreño, José Manuel Vivas, Antonio Regalado, Alberto González, Carlos Díaz Correia con su serie de cómics, Nando Juglar, Miguel Murillo, Luis Carlos Doncel, Juan Ramón Santos, José Antonio Ramírez Lozano, Francisco Serrano, Juan José Montes y el actor Santi Senso, entre otros muchos.

En este enlace se encuentra disponible el programa completo de la Feria con todas sus actividades y presentaciones.

“Feria en el Catálogo monumental de España. Provincia de Badajoz”, por José Ramón Mélida

A principios del siglo XX se diseñó un ambicioso proyecto cultural: el Catálogo Monumental de España. Con él se pretendía inventariar y describir el patrimonio histórico-artístico y arqueológico de cada una de las provincias españolas con objeto de su publicación.

El Catálogo Monumental de España tuvo su origen en el Real Decreto de 1 de junio de 1900, que ordenaba la catalogación completa y ordenada de las riquezas históricas o artísticas de la nación. Por primera vez se comenzaba una recogida exhaustiva de información sobre los bienes culturales, con la fotografía como instrumento de documentación gráfica.

Tripls1

MÉLIDA, José Ramón
Catálogo Monumental de España. Provincia de Badajoz : (1907-1910) / José Ramón Mélida
 Madrid : Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, [1925-1926]
    3 v. : il. ; 26 cm
   1-2. Texto -- 3. Láminas

Sin embargo, este ambicioso proyecto quedó inconcluso. Fueron iniciados los trabajos de catalogación de cuarenta y siete provincias y concluidos, entre 1900 y 1961, los de treinta y nueve, pero tan sólo los de diecisiete fueron publicados.

Ahora, gracias a una labor conjunta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el Instituto de Patrimonio Cultural de España, los catálogos han sido restaurados y, con la ayuda de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, su contenido ha podido ser digitalizado y puede ser consultado en su integridad en Internet, en el siguiente enlace:

Catálogo Monumental de España (1900-1961)

Entre los catálogos que sí se publicaron se encuentran los de las dos provincias extremeñas: Badajoz y Cáceres, ambos realizados por José Ramón Mélida Alinari.

Mélida realizó el Catálogo Monumental de Badajoz entre los años 1907 y 1910. Le dedicó cinco volúmenes: dos de texto y tres de ilustraciones.

El arqueólogo madrileño debió de recorrer minuciosamente cada rincón de la provincia en el que detectó la presencia de evidencias monumentales que incluían edificios enteros, ruinas, yacimientos o inscripciones epigráficas aisladas. Se valió de la ayuda de los lugareños y estudiosos locales, así como de la tradición oral para acceder a aquellos parajes con interés histórico-arqueológico.

Este catálogo, tal como lo redactó Mélida, una vez restaurado y digitalizado, puede consultarse íntegramente en Internet a través de la imagen o del enlace siguientes: 

badajoz_portada

 Catálogo Monumental y Artístico de la Provincia de Badajoz [Manuscrito]

En 1924, tres lustros más tarde de haber sido elaborado por Mélida, el catálogo de la provincia de Badajoz fue publicado por el Ministerio de Instrucción y Bellas Artes en tres volúmenes: dos de texto y uno de ilustraciones.

En el prefacio del tomo I de texto se expresa: «El autor ha tenido en cuenta las historias locales, al examinar sus testimonios retrospectivos; ha tenido también presentes las monografías y estudios anteriores de ciertos monumentos; y atento a que este Catálogo sea tan copioso como se desea ha procurado dar noticia, detallada cuanto le ha sido posible, de lo que ha logrado ver y conocer en sus excursiones y estancias en las varias regiones de la provincia, sin olvidar ni un momento que su misión es solamente de aportar y ordenar elementos sueltos, útiles a los investigadores que en todo o en parte se propongan trabajos generales o particulares de más empeño».

Alcázar de los Duques de Feria (Zafra)

Alcázar de los Duques de Feria (Zafra)

Mélida es también autor de parte de las fotografías que lo ilustran e incluye otras de diversa mano. En el prólogo de esta edición da buena cuenta de la importancia que concedía a la fotografía y de su dedicación a la misma: «Este volumen de láminas, indispensable complemento de los dos de texto, constituye por sí un catálogo gráfico escogido […] Al efecto reprodúcense aquí los monumentos más importantes o curiosos, los más o menos conocidos y muchos inéditos, habiéndose utilizado para ello en la mayoría de los casos las fotografías hechas por el autor, las que le facilitaron otros aficionados y varias que adquirió de profesionales, más algunos dibujos. Para la formación de tan numeroso conjunto gráfico no se reparó en que por dificultades para tomar el punto de vista conveniente, por falta de luz en los interiores y por otras causas, haya resultado alguna que otra fotografía con deficiencias que justificarán las que puedan notarse en ciertas láminas, pues lo esencial era llenar las exigencias de la obra».

Este catálogo puede consultarse también íntegramente en Internet a través de la imagen o del enlace siguientes en la Biblioteca Digital Hispánica:

Catálogo monumental de España. Provincia de Badajoz (1907 1910)

FERIA EN EL CATALOGO MONUMENTAL DE BADAJOZ.

castillo22

             Vistas del Castillo de Feria. Mélida

Como ya señalamos anteriormente, el Catálogo Monumental de Badajoz fue publicado, en 1924, en tres volúmenes: dos de texto y uno de láminas. Para su confección, José Ramón Mélida recorrió entre 1907 y 1910 cada rincón de la provincia en el que detectó la presencia de evidencias monumentales. El arqueólogo madrileño pasaría por la villa de Feria en algún momento entre 1907 y 1910. En su Catálogo aparecen dos monumentos de la localidad pacense, descritos y fotografiados, y varios objetos más, solamente descritos. Como señalamos en el punto anterior, este Catálogo, tanto en su versión manuscrita como impresa, puede ser consultado íntegramente en Internet.

VASO IBÉRICO

En el tomo I de texto, dentro del apartado Productos industriales ibéricos de la edad de hierro, incluido en el capítulo titulado Tiempos prerromanos, nos describe un vaso de cerámica ibérico, que se conserva en el Museo Arqueológico de Badajoz, en los siguientes términos:

     Vaso ibérico, de barro, falto de su cuello y con arranque de asas. Es de forma oblonda y de suelo plano. Altura, 0,135 metros. Procede de la dehesa El Álamo, sita entre Feria y Zafra.

Donación de don Francisco Sierra.

Pero es en el tomo II de texto donde podemos encontrar la mayor parte de la información recogida en el Catálogo, sobre la villa de Feria.

LÁPIDA ROMANA

En el capítulo III, titulado Épocas romano-cristiana y visigoda, bajo el epígrafe de Feria, nos da noticia de un fragmento de lápida de mármol, perteneciente a la colección del Marqués de Monsalud, hoy desaparecida:

      Fragmento de lápida de mármol blanco, de 0,18 metros de largo por 0,10 de ancho.

Colección del señor Marqués de Monsalud, en Almendralejo, que lo publica en el Boletín de la Real Academia de la Historia, (t. XLIII, 1903, pág. 248), diciendo:

ara

«Floren]tia [requiev]it en pace [sub die….. f]ebruarias era d….. [paz t]ecum.

Florencia descansó en paz el día….. de febrero de la era quinientas….. La paz del Señor sea contigo.

Hallada en la dehesa de Los Álamos de dicho término».

En el capítulo V. Épocas de la Reconquista y Moderna, bajo el título de Feria, nos describe el Castillo de Feria y la Iglesia Parroquial de San Bartolomé, además de varios objetos litúrgicos que se guardan en dicha iglesia:

FERIA

     Ganó esta plaza a los moros en 1241 el Maestre de Santiago D. Pedro Gómez Mengo.

El rey Enrique IV de Castilla dio en feudo el lugar de Feria a don Lorenzo Suárez de Figueroa, con el título de Conde, para premiarle sus servicios. Felipe II hizo merced de la villa, con título de Duque a su quinto Conde don Gómez Suárez de Figueroa. Después pasó este señorío al Duque de Medinaceli.

El recuerdo señorial que Feria conserva es su castillo.

CASTILLO DE FERIA

Castillo1bbb

 Castillo de Feria. Mélida

      Castillo. Dominando la villa por N.O. se levanta y extiende de N. a S. sobre una colina, en la que los peñascos forman defensa natural. Su planta poligonal irregular, por exigencias topográficas, tiende a formar un rectángulo. Constaba de dos recintos; a lo menos hay restos del primero, cortinas y un cubo por S.O. Lo que se conserva mejor es el segundo recinto en cuyo centro se eleva la mole cuadrada, altísima e imponente de la torre del homenaje, que por estar unida a dos cuerpos de fortificación que formando línea de E. a O. terminan en torres redonda la primera u oriental y cuadrada la segunda u occidental, dividen dicho recinto en dos, uno septentrional y otro meridional. Cortinas de 2,50 metros de espesor y torres cuadradas y cubos constituyen las líneas de defensa exterior. Mide el recinto, sin contar las torres salientes, 136 metros de longitud y 51 de altitud. Toda la fábrica es de mampostería. Cerca del ángulo de N.O. hay un aljibe cubierto con bóveda de ladrillo. La parte principal y mejor de la fortaleza es la gran torre de que se ha hecho mérito, casi cuadrada, pues sus ángulos están robados en arco de círculo y mide 0,20 metros de longitud, 17,40 de latitud y 40,00 de altura. Sus ventanas acusan cuatro pisos, no accesibles hoy por el estado de ruina en que se halla la fortaleza; pero debe haber en el interior interesantes cámaras que servirán para dar una idea de la vida señorial. Entre las ventanas que dan al oriente las hay góticas, bien características. Conserva en parte esta torre su almenaje. La fisonomía de este castillo parece ajustarse a la arquitectura del siglo XV, y debió construirlo el citado primer Conde de Feria, don Lorenzo Suárez de Figueroa, de quien hemos de citar otros recuerdos monumentales, especialmente al hablar de Zafra.

Torre homenaje1

                     Torre del homenaje. Mélida

IGLESIA PARROQUIAL

     Iglesia parroquial de San Bartolomé. Se compone de una nave y capilla mayor de menos altura, con ábside de tres lados; la nave cubierta con dos tramos de bóveda de crucería que forman cada una una estrella y una cruz entrecruzadas y el ábside, con bóveda también de crucería, en figura de estrella.

SanBartolome22

 Portada de la Iglesia Parroquial de San Bartolomé. Mélida

La torre es un cuerpo cuadrado, adosado a la nave por su extremo opuesto al ábside. Debe datar esta iglesia ojival de fines del siglo XV o principios del XVI. Sus portadas corresponden al mismo estilo, y la mejor, que es la del lado de la Epístola, es de piedra de sillería, entre dos o pináculos florenzados se ve la puerta de arco rebajado por cuyas arquivoltas corre una faja de adorno en relieve, compuesto de un tallo con hojas y grandes flores, entre las que se ven figuras de centauros con flechas y lanzas, leones, dragones, aves fantásticas y en la clave, de busto, la imagen de San Bartolomé (?), correspondiendo cada motivo a un sillar o dovela. Encima, dentro de una hornacina en arco conopial florenzado y con un grumo por remate está la imagen de San Bartolomé, vestido tan sólo de una piel de león, en pie y hollando con los pies a la serpiente y amenazándola con la espada de fuego que esgrime en la diestra.

En la capilla de San Bartolomé, situada en el lado del Evangelio, hay otra efigie del titular, de talla policromada, del siglo XVII.

De igual época es el púlpito, de hierro, con adorno de roleos.

Los retablos son de estilo barroco, el mayor de dos cuerpos, y dorados.

En el ábside de lado de la Epístola hay el siguiente epitafio:

Sepulcro sin recortar

Se guardan en esta iglesia las joyas siguientes:

COPÓN

     Copón, de plata dorada y repujada. El pie adornado con las figuras simbólicas de Pelícano, Águila, Cordero y León, alternadas con querubines, y la copa de igual modo, en medallones con los emblema de tres cruces, dos azotes o flageladores, tres dados, tres clavos, espigas y racimos de uvas. De igual modo en la tapa aparecen símbolos de la Pasión: lanza y caña, escalera, corona de espinas, el gallo, alternados estos motivos con racimos de uvas y haces de espigas, y por remate lleva la cruz sobre el dragón. Siglo XVII, estilo barroco.

CÁLIZ

     Cáliz, de plata oxidada y dorada. La copa y el nudo adornados con querubines; el pie con la espada de San Pablo y flores de la pureza. Es de estilo barroco, pero de fines del siglo XVIII.

CUSTODIA

    Custodia, de plata dorada, con figuras de ángeles, adorantes, en el pie y querubines; en torno del viril rayos rectos y flameantes alternados. Altura, 0,65 metros.

CASULLA

    Casulla bordada en seda blanca con oro o pedrería; barroca.

JOSÉ RAMÓN MÉLIDA ALINARI (Madrid, 1856 – Madrid, 1933)

Melida.htm.jpgComo otros catalogadores, estudió en la Escuela Superior de Diplomática. Pasó casi toda su vida trabajando en el Museo Arqueológico Nacional, en el que entró en 1881 como aspirante sin sueldo en la Sección de Prehistoria y Edad Antigua. Poco después, ingresó por concurso de méritos en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, pasando a ser jefe de sección en el mismo Museo en 1884. Después de quince años como director del Museo de Reproducciones Artísticas (1901-1916), volvió al Arqueológico como director. Fue asimismo catedrático de Arqueología en la Universidad Central desde 1912 hasta su jubilación en 1916.

Su actividad en el trabajo de campo como arqueólogo fue muy activa. Se trasladaba a las excavaciones siempre que su trabajo en el Museo no se lo impedía, siendo las más importantes, entre las que dirigió, las de Numancia y Mérida, donde descubrió el teatro e impulsó su reconstrucción. Son numerosísimos los actos profesionales en los que participó, algunos de ellos con obligaciones de organización o como presidente: congresos de arqueología, exposiciones, conferencias, etc. Fue uno de los arqueólogos más importantes de los últimos años del siglo XIX y primera mitad del XX, reconocido internacionalmente y pionero en muchas cosas, como también lo fue Cabré Aguiló. Académico de la Real Academia de San Fernando (1899), de la de Historia (1906) –en la que ocupó el cargo de anticuario perpetuo–, San Carlos de Valencia, Buenas Letras de Barcelona y correspondiente de otras extranjeras. Le encargaron los Catálogos de las provincias de Tarragona (1907) –que no pudo hacer por motivos de salud–, de Badajoz (1907) y Cáceres (1914).

FUENTES